10 Cosas que yo haría en El Hierro

1. Olvidar el estrés. Nada más llegar a la isla te darás cuenta que en El Hierro se estresa el que quiere. Sin atascos ni colas, sin ruido y en medio de un entorno rural, en definitiva: un refugio para relajarse.

2. Disfrutar de la auténtico. No esperes grandes superficies ni cadenas hoteleras ni restaurantes de comida rápida. Las franquicias que conquistan cada esquina de los pueblos y ciudades españolas aún no han llegado ni se esperan. Los paisajes son rurales,volcánicos, naturales, sin altos edificios y la gente es muy amable y muy predispuesta a ayudar al visitante.

IMG_2464
Casa típica herreña

3. Probar la comida típica, lo harás casi sin querer pero recomiendo dejar hueco en el estómago para los postres y personalmente yo no me iría de El Hierro sin tomar una buena ración de lapas a la plancha.

4.Alquilar un coche. Lo mejor para visitar la isla a tu aire, sin horarios y  poder llegar a todos lados.

5. Tocar la pita (bocina) en las curvas de las carreteras de poca visibilidad para evitar chocar con otros coches. Te puedes ahorrar un susto, tiempo (al tener que hacer  el parte de accidente y demás trámites administrativos) y dinero (las aseguradoras de las empresas de alquiler de coches no te cubrirán si el accidente es fuera de las carreteras asfaltadas).

6. Revisar de vez en cuando el depósito. Las gasolineras suelen estar en los centros urbanos de cada pueblo y por ejemplo, la parte más occidental de la isla, donde se encuentra El Sabinar, el Faro de Orchilla o la Ermita de la Virgen de los Reyes, está algo más retirada y no hay ninguna por esa zona (tampoco conviene ir con el estómago vacío pues en esa parte de la isla tampoco encontrarás ningún bar salvo la cafetería del Centro de El Julán).

7. No olvidar el bañador ni las gafas de buceo. Más aún si te gusta el buceo, El Hierro es uno de los mejores sitios en Europa para practicar esta disciplina, ya que sus aguas son cristalinas.

IMG_2589
Charco en el norte de la isla

8. Comprar el Pasaporte de El Hierro si vas a visitar el Ecomuseo de Guinea y el Lagartario y otro Centro Turístico más (Árbol Garoé, El Julan Centro …) Te ahorrarás unos euros y tendrás un buen recuerdo con los sellos de los sitios que has visitado.

9. Escribir a la oficina/patronato de Turismo. Nos enviaron buena información y muy útil, sobre todo las rutas recomendadas para visitar la isla y los horarios de los centros turísticos y nos ayudó mucho a planificar el viaje: turismo@el-hierro.org.

10. Ver un atardecer en uno de los miradores. Es una de las mejores formas de acabar el día.

IMG_2291
Atardecer en el mirador de la Peña

¿Qué ver?

IMG_2196.JPG

EL HIERRO IMPRESCINDIBLE

¿Cómo llegar?

Solo existen dos posibilidades, por mar o aire.

La única compañía que opera en el Aeropuerto de Valverde es Binter Canarias y tiene vuelos principalmente con el Aeropuerto de Tenerife Norte y al menos uno diario con la isla de Gran Canaria. La aerolínea ofrece descuentos para menores de 29 años, mayores de 60 años, familia numerosa y universitarios. El vuelo dura alrededor de media hora: 10 minutos de despegue, 10 minutos de crucero y 10 minutos de aterrizaje. Pero merece la pena no dormirse (aunque es un poco díficil) porque las azafatas te entregan varios periódicos locales y nacionales, una chocolatina o un donut, te dan a elegir entre un vaso de agua natural o con gas, caramelos y toallitas refrescantes. ¡Un servicio como los de antes! Además, en el vuelo puedes disfrutar de vistas al Teide y al Valle de La Orotava y sobrevuelas la Isla de La Gomera y el Parque Nacional de Garajonay.

Por mar, la compañía que navega entre Los Cristianos (Tenerife) y El Hierro es Naviera Armas, sólo hay un trayecto de ida y vuelta diario y une las dos islas en menos de 4 horas.

IMG_2277
Puerto de la Estaca

¿Cómo moverse?

La mejor forma para moverse en la isla es en coche.

En el aeropuerto hay tres compañías de alquiler de coches: Cicar, Autos Bamir y Plus Car. Nosotros elegimos la primera y quedamos muy satisfechos con respecto a la calidad-precio. El coche era moderno y se arrancaba automáticamente si se nos calaba (cosa que sucedió alguna vez debido a las pendientes de la isla).

IMG_2433
Carretera del noroeste de la isla

¿Dónde dormir?

En la playa o en la montaña. En un Parador Nacional, una casa rural, unos apartamentos, en un hotel-balneario, en el hotel más pequeño del mundo o de acampada . La isla ofrece todo tipo de alojamientos para todo tipo de visitantes (a excepción de “Resorts Todo Incluido”).

Nosotros nos decantamos por una casa rural, hay una gran oferta de alojamientos de este tipo, muy bien cuidadas y muy originales. Además, el entorno natural de la isla invita a disfrutarla de la forma más auténtica.

Nos costó decidirnos, después de comparar las fotos, la localización y también el precio en la web www.toprural.com (muy buena página para buscar un alojamiento rural), reservamos la Casa Rural Hojalata y no nos defraudó. Estaba cuidada al detalle: la decoración era muy bonita y muy típica y contaba con más de lo imprescindible y necesario. Uno de los detalles que más me gustó es que tenía una estantería con muchos libros interesantes relacionados con la isla. Su terraza, con unos sillones muy cómodos, la aprovechábamos por las mañanas para desayunar al aire libre con vistas al Océano Atlántico y por las tardes, copa de vino herreño en mano (cortesía de los dueños), disfrutábamos de los atardeceres antes de cenar. Además, la localización es muy buena, en medio del campo y a tan sólo 20 minutos en coche del aeropuerto y del Puerto de la Estaca, a 3 minutos de los supermercados más cercanos, a 5 minutos del Valle de Frontera y a 8 de Valverde. ¡Muy recomendable!

¿Dónde comer?

La isla ofrece un número considerado de restaurantes, tascas y bodegones.

En nuestro viaje, comimos en tres sitios diferentes: “La Taberna de la Villa” en Valverde, “Restaurante Lays” en Frontera y “Casa Goyo” en San Andrés.

El sitio que más nos gustó fue La Taberna de la Villa en frente del Ayuntamiento de Valverde. Allí cenamos una crema de zanahorias y unos guisantes compuestos, un plato de carne en fiesta para picar y de postre un mousse de gofio. Muy rico todo. Especialmente los guisantes y el mousse. El servicio excelente, los platos bien presentados y el camarero muy simpático y atento.

En el Restaurante Lays, almorzamos después de visitar el Lagartario y estaba muy bueno todo lo que tomamos: croquetas caseras, un revuelto de champiñones con boletus, calamares a la romana acompañados de papas fritas y ensalada y por último, un postre canario, quesillo. El servicio fue rápido y el precio normal. Después, aprovechamos para ir caminando hacia Las Puntas donde se encuentra el hotel más pequeño del mundo.

Y en Casa Goyo, almorzamos después de visitar el Árbol Garoé que se encuentra muy cerca, y allí probamos la famosa pechuga rellena de la que quizá teníamos demasiadas expectativas, unos ricos calamares rebozados y un excelente postre de 3 leches.

Por otro lado, también recomiendo visitar la cafetería del Parador Nacional. Fuimos sin ser clientes alojados y disfrutamos de un relajante cortado y de un refresco a pocos metros del mar y de buenas vistas al Roque de Bonanza. El servicio excelente, muy atento y agradable, nos invitó a ir otro día a comer y a bañarnos en la piscina. Los precios de nuestra consumición no fueron excesivamente caros y diariamente ofrecen menús por 18€.

IMG_2257
Roque de Bonanza
El mejor sitio para probar las lapas es La Restinga, el pueblo más pesquero de la isla, nosotros las tomamos en el Bar Mar de las Calmas junto al muelle y en la Avenida Marítima.

También, intentamos ir al famoso Guachinche de Frontera pero nos comentaron que estaba cerrado, algo que hay que tener en cuenta porque los guachinches (taberna típica de las Islas Canarias en el que se ofrece comida casera tradicional y cuyos dueños aprovechan para vender el vino de su propia cosecha) sólo abren una determinada época del año, normalmente, hasta que se acaba de vender todo el vino.

En general los precios para comer en El Hierro no son muy caros pero para ahorrar costes otras opciones que proponemos son: comprar en los supermercados, desayunar y cenar en el alojamiento y para almorzar preparar picnics que se pueden tomar en las playa o piscinas naturales o en la zona recreativa de la Hoya del Morcillo donde hay mesas y fogones habilitadas para ello.

IMG_2317
Paisaje del sur de la isla

¿Qué leer?

Existen muchas leyendas sobre los bimbaches, los antiguos aborígenes de la isla, como por ejemplo la del Grito más fiero, la llegada de la Virgen de los Reyes a El Hierro o el Árbol Garoé.

Sobre esta última existe un libro muy interesante del escritor canario Alberto Vázquez-Figueroa: “Garoé”. La novela, ambientada en el siglo XV, trata sobre la misión encomendada al monseñor Alejandro Cazorla por la Corona Castellana para intentar convencer al general Gonzalo Baeza de que acepte el cargo de gobernador de El Hierro. El militar, que formó parte de los primeros castellanos que llegaron años atrás para preservar la soberanía de la Corona sobre la isla, rechaza incomprensiblemente la oferta. Acto seguido, la narración da un salto hacia atrás y en el transcurso de la novela explica los motivos por los que no quiere volver a la isla en la que serán protagonistas el amor, el misterio, la orchilla (liquen utilizado para teñir la ropa de color púrpura en esa época) y el choque cultural que hubo entre los primeros herreños y los conquistadores castellanos. Además, el libro es didáctico porque el autor explica algunas de las costumbres de los bimbaches y ganó el Premio Nacional de Novela Histórica Alfonso X el Sabio.

IMG_2427
Pequeños acantilados al noroeste de El Hierro

 ¡Buen viaje!

 

¡Encuéntranos en las redes sociales!

Facebook

Twitter

logo blog.PNG

Descubre en este blog consejos para visitar otros destinos:


Verona
Venecia
Camino de Santiago
Nueva York
Washington
Málaga
La Orotava
Berlín
Lleida
Tenerife

 

 

“El viajar no ocupa lugar” Dviajenviaje.com

 

 

Anuncios