La isla de San Miguel, la más grande de las 9 del archipiélago de las Azores, es conocida como la “isla verde”, color que no te cansas de ver por todos sus rincones. Con una superficie similar a la isla canaria de La Palma es perfecta para dedicar 5 días a explorarla de norte a sur y de este a oeste, descubrir sus espectaculares lagos, pasear por sus exóticos jardines, probar un cocido calentado con vapor volcánico o relajarse en las aguas termales entre otros grandes planes que atesora la isla.

En este artículo comparto nuestro itinerario y las experiencias que vivimos a mediados de Mayo de 2018.

Sao_Miguel_Physical_map.jpg
Mapa de la isla de San Miguel. Fuente: Wikipedia

 

Día 1: aterrizaje en la isla y visita a Ponta Delgada.

Nuestro primer día azoreño lo dedicamos a instalarnos en el moderno apartamento que habíamos reservado en el barrio costero de Saõ Roque situado muy cerca de Ponta Delgada, la capital de la isla y una de las tres capitales de Azores.

IMG_7885.JPG
Praia das Milicias. Playa muy cerca de nuestro apartamento.

En Ponta Delgada dando un tranquilo paseo cerca del puerto conocimos los monumentos más importantes de la ciudad: las Puertas de la ciudad, Câmara Municipal de Ponta Delgada (ayuntamiento), la Iglesia Matriz de Sao Sebastiao, el Mercado da Graça, el Forte de Sao Bras y la Plaza 5 de Octubre. 

IMG_7910.JPG
Ayuntamiento de Ponta Delgada.

Cenamos en el  Restaurante Lounge Anfiteatro (comida internacional a buen precio y con buenas vistas al puerto) tras haber hecho una ruta por varios restaurantes del casco histórico recomendados por TripAdvisor y otros blogs de viajes que estaban llenos. Aprendimos la lección y en la taberna que mejor pinta tenía reservamos para cenar otro día.

IMG_7929.JPG
Calle del centro de Ponta Delgada

Día 2: Sete Cidades y oeste de la isla.

En la segunda jornada conducimos hacia el oeste de la alargada isla para conocer las Sete Cidades, la espectacular caldera volcánica en cuyo interior se encuentran bellos lagos de gran tamaño.

IMG_8043.JPG
Lagoa do Canario

El primer lago que visitamos fue el Lagoa do Canario y desde allí caminamos 15 minutos para maravillarnos con el  Miradouro da Boca do Inferno, el mirador de postal más famoso de la isla.  Después continuamos admirando la caldera desde el Miradouro da Vista do Rey y el  Miradouro do Cerrado das Freiras. Y tras hacer una parada entre las dos lagunas, conocimos la pequeña Iglesia De São Nicolau. 

IMG_8065
Vistas a las Sete Cidades de camino al mirador da Boca do Inferno

La siguiente parada fue el Miradouro da Ponta do Escalvado en el que divisamos los roques de Mosteiros y el pequeño pueblo del mismo nombre. Comimos en un lugar no muy recomendable por el trato de las camareras y porque la comida no era nada del otro mundo.

IMG_8142.JPG
Miradouro da Ponta do Escalvado

Por la tarde, distinguimos la divertida forma del acantilado que recuerda a un elefante en el Miradouro de Capelas y terminamos nuestra ruta del día con la visita a la playa de arena negra do Areal de Santa Bárbara y un paseo por el pueblo con encanto de Ribieira Grande.

IMG_8211.JPG
Ribieira Grande

Día 3: el centro de la isla. 

El día que marcaba el ecuador de nuestro viaje nos adentramos en el interior de San Miguel. Una carretera ascendente llena de curvas, en las que se veía el norte y el sur de la isla, nos condujo a la Lagoa do Fogo, el lago que más me gustó de la isla. Tuvimos mucha suerte de poder verlo ya que en esta zona suele ser habitual que haya niebla y ese día lo encontramos despejado.

IMG_1173.JPG
Lagoa do Fogo

Después nos relajamos en las aguas termales de la Caldeira Velha y de camino a Furnas paramos en el Miradouro de Santa Iria. 

Furnas fue uno de los pueblos que más nos gustaron. Aquí comimos el famoso cozido hecho con vapor volcánico en el Tonys Restaurant y vimos la original casa inclinada (que se trata de un cuarto del ayuntamiento para la luz) y paseamos por Terra Nostra, un increíble jardín botánico con plantas y árboles de todas partes del mundo. Ideal para dar un paseo y bajar el contundente cozido. En el parque también tienes la posibilidad de bañarte en la piscina de aguas termales.

IMG_8368.JPG
Aguas termales del Jardín Botánico Terra Nostra.

A continuación aprovechamos la oportunidad de ir a la Lagoa de Furnas, la”cocina” donde se calienta durante varias horas el tradicional cocido.

IMG_1251.JPG
Dos trabajadores sacando de la tierra un caldero de cozido.

Y en Villa Franca do Campo tuvimos una de las sorpresas del viaje, conocer este bonito pueblo en fiestas. Una de las cosas que más me llamó la atención fue que una de las imágenes que cargaban los feligreses era de un barco.

IMG_1315.JPG
Vila Franca do Campo

Para terminar este completo día nos acercamos a la Ermida de Nossa Senhora da Paz, que se encuentra “cerca del cielo” ya que está en lo alto de una montaña. Desde este lugar disfrutamos de las vistas al pueblo de Villa Franca do Campo y su islote.

IMG_1340.JPG
Vistas desde la Ermida de Nossa Senhora da Paz

Esa noche cenamos en la Taberna Açor,una taberna típica con decoración original, precio medio, en el que el postre de piña estaba muy rico.

Día 4: este de la isla. 

La mañana de este día la dedicamos a conocer la Fábrica de cerámica Vieira en  Lagoa y la Fábrica de té de Gorreana, que se encuentra al lado de fotogénicos campos de té (una de las pocas plantaciones que existen en la U.E) y te invitan a una taza de esta relajante infusión.

IMG_1368.JPG
Campos de té de la fábrica Gorreana

Descubrimos las cascadas de Ribeira dos Calderões y comimos a buen precio en el restaurante Casa De Pasto O Cardoso. Después visitamos el pequeño pueblo de Nordeste y distinguimos el Faro do Arnel desde un mirador cercano a la carretera.

IMG_8506.JPG
Ribeira dos Calderões

Este día disfrutamos de las vistas de dos miradores con nombres poéticos el de Ponta do Sossego(en mi opinión el mejor de la isla) y el da Ponta da Madrugada. También paseamos por el bonito pueblo pesquero de Povoação y acabamos el día dándonos un relajante baño de agua a más de 30º en las termas de Poça da Dona Beija.

IMG_8591
Aguas termales de Poça da Dona Beija

Día 5: Ponta Delgada. 

IMG_1582.JPG

El último día, con las horas contadas, nos dimos el lujo de desayunar con vistas al mar en la Praia do Pópulo, compramos artesanía típica de la Fábrica de Bordados Mário dos Reis Rodrigo, paseamos por los jardines de José do Canto Garden y nos despedimos de la isla de la mejor manera posible comiendo una ración de lapas, producto típico de Azores y de Canarias en el popular restaurante Cais 20.

 

 “Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.”

Fernando Pessoa

Boa Viagem!

Si tienes pensado viajar a esta isla llena de naturaleza espero que te haya servido este artículo para inspirarte en tu itinerario.

En este otro artículo encontrarás más información sobre qué hacer y ver en San Miguel. 

IMG_1165
20 cosas imprescindibles que hacer en la isla de San Miguel en Azores

¡Viaja con nosotros también en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Twitter

logo blog.PNG

Dviajenviaje “El viajar no ocupa lugar”

 

 

 

 

 

Anuncios