Perdidas en el Océano Atlántico y a medio camino entre América y Europa se sitúa el, todavía desconocido para mucha gente, paraíso natural de las Azores. Sus 9 islas volcánicas, famosas por el anticiclón que se origina cerca de sus costas, forman junto a los archipiélagos de Cabo Verde, Islas Salvajes, Canarias y Madeira lo que se conoce como la región de la Macaronesia, las islas afortunadas.

728px-Macaronesia-esp mapa.png
Mapa de la Macaronesia. Fuente: Wikipedia.

Este año he tenido la suerte de visitar la isla de San Miguel, la más grande de las Azores. La isla verde, color que no dejas de ver por todos sus rincones, te atrapa con sus espectaculares lagos y bellas cascadas, te seduce con sus miradores de nombres poéticos como el de Ponta do Sossego y te termina de conquistar con las relajantes fuentes de aguas termales y el delicioso cocido de Furnas, guisado con calor volcánico.

Basándonos en nuestra experiencia de 5 días y tras recorrerla de norte a sur y de este a oeste, estas son las 20 que cosas que deberías hacer en la isla portuguesa:

1. Conoce Ponta Delgada, la capital de la isla.
2. Admira la caldera de las Sete Cidades desde el mirador Boca do Inferno y saca la foto de las Azores.
3. Distingue los dos colores de los lagos de las Sete Cidades desde el mirador del Rey.
4. Busca el elefante desde el Miradouro de Capelas.
5. Pasea por el pueblo con encanto de Ribieira Grande Square.
6. Maravíllate, si la niebla no lo impide, con la Lagoa do Fogo.
7. Date un chapuzón en una cascada de agua caliente en la Caldeira Velha.
8. Prueba el exquisito cozido de Furnas.
9. Visita las cocinas del famoso cozido en la Lagoa de Furnas.
10. Sácate una divertida foto con una casa invertida.

11. Explora los exóticos jardines de Terra Nostra.
12. Descubre el bonito pueblo de Villa Franca do Campo.

13. Sube todos los escalones de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz.
14. Disfruta de las vistas de sus miradores.
15. Recorre los fotogénicos campos de té de Gorreana y degusta un té gratis.
16. Desconecta en la cascada de Ribeira dos Calderões y busca la otra que no aparece en los mapas.
17. Relájate en las termas de Poça da Dona Beija.

18. Encuentra las 7 diferencias de sus iglesias.
19. Degusta la gastronomía local.

20. Vuelve a casa con artesanía típica de la isla.

1. Conoce Ponta Delgada, la capital de la isla.

La ciudad más poblada de las Azores (65.000 habitantes), con sus característicos edificios y monumentos de piedra volcánica, tiene muchos rincones con encanto y se puede ver en pocas horas.

IMG_7907.JPG
Puertas de la ciudad e Iglesia Matriz de São Sebastião

Te aconsejo pasear por el paseo marítimo, conocer alguno de sus jardines (José do Canto Garden y Jardim António Borges) y ver los edificios más emblemáticos:  las Puertas de la Ciudad (1783), la Iglesia Matriz de São Sebastião (siglo XVI), la Câmara Municipal De Ponta Delgada (siglo XVII, actual ayuntamiento) y el Fuerte de São Bras (siglo XVI), que protegió a los azorianos de corsarios y piratas.

2. Admira la caldera de las Sete Cidades desde el mirador Boca do Inferno y saca la foto de las Azores.

Las Sete Cidades es una espectacular caldera volcánica, en cuyo interior se encuentran bellos lagos de gran tamaño. De este impresionante paisaje el escritor Raul Brandão, autor del libro Las islas desconocidas, escribió: “Por primera vez en mi vida no sé describir lo que veo ni lo que siento. Conozco los voluptuosos lagos de Italia y los lagos adormecidos de Escocia: el lago de las Sete Ciudades no se parece a ninguno que yo haya visto”.

IMG_1009.JPG
Impresiona tanto por sus grandes dimensiones como por su cercanía al mar.

Si ya has buscado información sobre San Miguel o las Azores, posiblemente sabrás de qué te estoy hablando: aparece en todas las fotos de los folletos y webs de promoción del archipiélago. Para obtener ese imagen de postal deberás ir al mirador Boca do Inferno, a 15 minutos a pie desde el bonito lago do Canario, rodeado de pinos.

IMG_1017
Es irónico que desde un mirador de nombre tan tenebroso se obtenga una vista tan bella.

De la caldera no solo llaman la atención sus lagos sino también el origen de su nombre Sete Cidades. Este se corresponde con el mito atlántico de la isla de las Siete Cidades, también conocida como isla de Antillia. Según él, en el año 734 D.C ante la invasión árabe de la península ibérica, un arzobispo de Oporto y seis obispos acompañados de hombres y mujeres cristianos huyeron con todas sus riquezas  y poblaron una isla del océano, en la que cada uno de ellos creó una ciudad, siete en total.

La isla, a pesar de que ha sido dibujada en algunos mapas medievales al oeste de las Azores y que se afirma que en 1414 un buque español llegó a ella, está en curioso “paradero desconocido”, al igual que la isla de San Borondón que las leyendas cuentan que aparece y desaparece cerca de las costas canarias. Algunas fuentes señalan que en la caldera estuvieron las siete ciudades pero que quedaron sepultadas por erupciones volcánicas.

3. Distingue los dos colores de los lagos de las Sete Cidades desde el mirador del Rey.

No muy lejos del mirador Boca do Inferno se sitúa el del Rey, llamado así por la visita que los reyes de Portugal, Don Carlos y Doña Amelia, realizaron en 1901 a esta zona. Desde este punto podrás contemplar el lago Verde y el lago Azul separados por una pequeña línea que forma un puente. En días despejados y sin nubes podrás distinguir los dos colores que dan nombre a ambos lagos. Cerca del mirador existe un hotel abandonado, en el que accediendo con mucho cuidado porque está en ruinas, se obtiene una mejor vista.

IMG_1063

De estos dos lagos existe una leyenda que cuenta que el agua acumulada en ellos corresponde a las lágrimas de un pastor y de una princesa llamada Antília. Esta amaba la naturaleza y era hija de un rey viudo que le tenía prohibido salir de su castillo. En una de las salidas furtivas de la princesa, atraída por el dulce sonido de la flauta que tocaba el pastor, conoció al joven. Tras varios encuentros a escondidas, él pidió la mano de la princesa al rey que se negó rotundamente y con enfado lo expulsó del castillo. Tristemente ambos se reunieron una última vez y lloraron durante toda la tarde. Sus lágrimas formaron dos lagos: uno verde, el color de los ojos de la princesa, y otro azul, el color de los del pastor.

IMG_8121
Otro bonito mirador para ver las tristes gotas derramadas por los dos amantes es el Miradouro do Cerrado das Freiras.

4. Busca el elefante desde el Miradouro de Capelas.

En la acantilada costa noroeste puedes ver uno de los divertidos caprichos que la erosión ha creado en el pueblo de Capelas: el perfil de un elefante.

IMG_1117.JPG

5. Pasea por el pueblo con encanto de Ribieira Grande.

Otro de los cascos históricos que merece la pena conocer es el de Ribiera Grande, uno de los pueblos de postal de San Miguel.

IMG_1141.JPG

Antes de llegar al pueblo se encuentra la playa de arena negra do Areal de Santa Bárbara, una de las más bellas de la isla y lugar predilecto por los surferos.

6. Maravíllate, si la niebla no lo impide, con la Lagoa do Fogo.

¡Sin lugar a dudas, mi lago favorito en San Miguel es el de Lagoa do Fogo! Su imponente caldera rodeada por árboles, el océano en el horizonte y la calma del lugar (solo interrumpida por el sonido de las gaviotas que sobrevuelan el lago) son un regalo para los sentidos.

IMG_1165.JPG

El camino que conduce a él es también una maravilla: una carretera ascendente de abundantes curvas, amenizada por bosques, prados llenos de vacas e impresionantes vistas del norte y el sur ¡Eso sí! Cruza los dedos y siéntete afortunado/a si hace buen tiempo y consigues verlo. Conozco dos personas que no pudieron verlo porque estaba cubierto de niebla.

7. Date un chapuzón en una cascada de agua caliente en la Caldeira Velha.

En la Caldeira Velha tienes la oportunidad de bañarte en una cascada que emana agua caliente y en las tres pozas naturales que se encuentran en un entorno espectacular: un selvático barranco, repleto de palmeras y especies exóticas.

IMG_8304.JPG

¡No te olvides de traer un bañador viejo! Las aguas son ferruginosas y los tiñen de marrón.

8. Prueba el exquisito cozido de Furnas.

El plato más famoso de San Miguel es este cocido elaborado durante horas en las calderas volcánicas situadas junto al Lago de Furnas ¡Está riquísimo! Las principales diferencias con otros cocidos, como el madrileño, es el delicioso regustillo a azufre y que viene acompañado de arroz.

IMG_8338.JPG

Son muchos los restaurantes de la zona que lo preparan, nosotros nos decantamos por el popular Restaurante Tony’s y reservamos una mesa dos días antes. Un menú de cocido cuesta 13€ para una persona y 20€ para dos. Íbamos con hambre y teníamos pensado pedir algo de entrante pero el camarero nos lo desaconsejó. Y fue un acierto porque con el cozido te quedas te quedas muy lleno. El capuccino que preparan también es muy recomendable.

9. Visita las cocinas del famoso cozido en la Lagoa de Furnas.

Antes o después de deleitarte con el cozido deberías ir a la Lagoa de Furnas para conocer dónde se prepara este tradicional plato. En este vídeo puedes ver cómo lo hacen.

IMG_8418
En los hoyos que se ven en la imagen se cocina el exquisito cozido de Furnas durante horas.

En el lago también se encuentra la elegante Capela de Nossa Senhora das Vitórias.

10. Sácate una divertida foto con una casa invertida.

En Furnas se encuentra esta original casa que parece que ha sido agitada por el viento pero que en realidad está hecha a propósito y es un cuarto del ayuntamiento para la luz.

IMG_8349.JPG

11. Explora los exóticos jardines de Terra Nostra.

En uno de los folletos que nos envío la oficina de turismo de Azores describía este jardín botánico, creado por el entonces cónsul de EEUU en el siglo XVIII , como uno de los más bellos jardines de Europa. Sonaba un poco pretencioso pero al pasear por él creemos que no le faltaba razón. Fue una delicia pasear durante 2 horas por una parte de sus 12 hectáreas y descubrir especies exóticas traídas desde todas partes del planeta y sus bonitos rincones que parecen sacados de un cuadro.

IMG_8385.JPG

Con la entrada al parque de Terra Nostra tienes derecho a darte un baño en la piscina termal.

12. Descubre el bonito pueblo de Villa Franca do Campo.

La antigua capital de la isla, hasta que fue asolada por un terremoto en 1522, es uno de los pueblos más bonitos de San Miguel. Nosotros tuvimos la suerte de conocerlo en fiestas y de asistir a una procesión en la que una de las imágenes que cargaban los feligreses era de un barco.

IMG_1306
Una de las calles de Villa Franca do Campo cubierta con una alfombra de flores por donde pasaba la procesión.

Desde la orilla del mar se divisa un pequeño islote famoso por albergar una de las etapas de la Red Bull Cliff Diving (campeonato mundial de saltos desde acantilados) y al que en la época estival se puede llegar en barco.

13. Sube todos los escalones de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz.

En lo alto de Villa Franca do Campo, casi tocando el cielo, se sitúa esta elevada iglesia. Para llegar a ella tendrás que subir varias decenas de peldaños pero el esfuerzo tiene su recompensa ya que podrás conocer su leyenda y gozar de unas increíbles vistas de Villa Franca do Campo y su islote.

IMG_1337

14. Disfruta de las vistas de sus miradores.

La isla de San Miguel con una superficie de 744,6 km² (similar a la de la isla canaria de La Palma,708 km2) posee una buena red de miradores y buenas vistas que hay en todos los puntos cardinales. La gran mayoría poseen cuidados jardines y están equipados con baños y mesas para poder hacer una merienda campera.

IMG_1449.JPG
Miradouro da Ponta de Sossego

En el norte merece la pena hacer un alto en el camino en el mirador de Santa Iria. Al oeste en el miradouro Ponta do Escalvado podrás avistar los roques de Mosteiros y el pequeño pueblo del mismo nombre que se sitúa frente a ellos. En el sur las vistas desde la iglesia de Nuestra Señora de la Paz son increíbles. Y al este, tras divisar el pequeño faro de Punta de Arnel, dos miradores imprescindibles son los de la Ponta do Sossego y Ponta da Madrugada.

15. Recorre los fotogénicos campos de té de Gorreana y degusta un té gratis.

¿Sabías que en la isla de San Miguel es uno de los pocos lugares de la U.E. donde se produce té? En la fábrica de Chá Gorreana de forma libre puedes ver el proceso, sacarte una foto en el verde paisaje que forman las plantaciones y al finalizar la visita loprobar una taza de esta infusión que tantos beneficios para la salud tiene.  

IMG_1392.JPG

16. Desconecta en la cascada de Ribeira dos Calderões y busca la otra que no aparece en los mapas.

En el municipio de Nordeste no debes perderte las cascadas naturales del pequeño parque llamado Riberia dos Calderões. La más grande la descubrirás al lado de la carretera y para disfrutar de la otra más pequeña deberás adentrarte en el bosque por el sendero que da comienzo a la derecha de la cascada y caminar unos 15 minutos.

IMG_1418.JPG

17. Relájate en las termas de Poça da Dona Beija.

Una visita a la isla de San Miguel no puede estar completa sin un baño en alguna de las aguas termales que tiene la isla.

IMG_8613
En este lugar, el día antes de nuestra partida, disfrutamos de un relajante baño a 39ºC en sus cinco relajantes piscinas: Ribeira, Meditação, Mística, Serena y Convívio Thermae.

Además de bañarte en las de la Caldeira Velha te recomiendo las de la Poça da Dona Beija. Estas son famosas porque están abiertas hasta después de la caída del sol y, al igual que las de Terra Nostra, son el resultado de la actividad volcánica del Valle de Furnas.

18. Encuentra las 7 diferencias de sus iglesias.

Algo curioso de la isla es que sus iglesias son muy parecidas entre sí: pequeñas, de color blanco y gris y construidas con piedra volcánica frente a las plazas principales de los pueblos, que suelen tener preciosos quioscos de música. Un juego divertido en ruta por la isla es ir buscando las diferencias.

IMG_0933.JPG
Iglesia de San Roque, una de las más bonitas de la isla.

19. Degusta la gastronomía local.

Como siempre, un viaje es una oportunidad de probar nuevos sabores o conocer diferentes formas de cocinar un plato.

Algunos de los productos típicos de San Miguel son: las piñas, las lapas (las devoramos en el popular restaurante Cais20),  los quesos, el té, la carne de ternera (en la isla hay más vacas que personas), el Kima (un refresco de maracuyá, herencia de las relaciones comerciales con Brasil ) las queijadinhas de leite (un delicioso dulce) y las Tortas de Dona Amelia (pastel).

IMG_1375.JPG
Queijadinhas de leite

20. Vuelve a casa con artesanía típica de la isla.

La cerámica (presente en las inscripciones de los nombres de todas las calles y miradores) y los bordados (al igual que la isla de Madeira) son dos productos típicos y artesanales de la isla.

IMG_1363.JPG

En la Fábrica de Cerâmica Vieira (en Lagoa, Rua das Alminhas 10/12) y la Fábrica de Bordados Mário dos Reis Rodrigo (Ponta Delgada, Rua da Cruz 24) podrás llevarte un original recuerdo y también aprender cómo se elaboran estos productos visitando los talleres de las fábricas.

IMG_1008.JPG

Si quieres sentirte afortunado, viaja al centro del Atlántico y disfruta de todo lo que te ofrece la “isla verde”.

Boa Viagem!

 

¡Viaja con nosotros también en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Twitter

logo blog.PNG

Dviajenviaje “El viajar no ocupa lugar”