Si aún no las conoces, deberías saber que no hay dos islas canarias iguales. Todas tienen el mismo denominador común: paisajes increíbles, el mejor clima del mundo y gente acogedora. Pero al mismo tiempo son muy diferentes entre sí, cada una tiene una personalidad propia y distintas razones por las que visitarlas.

Lanzarote te sorprende desde que el piloto hace el anuncio de aproximación al aeropuerto y por la ventanilla del avión divisas por primera vez las casas blancas y las montañas rojizas rodeadas por un intenso azul que colorea el Océano Atlántico ¡Una composición que por sí sola parce sacada de una obra de arte!

Lanzarote desde el aire

Existen muchos motivos para visitar Lanzarote pero los que expongo a continuación son los que, en mi opinión, la convierten en un destino único en el mundo.

El legado de César Manrique

Empezamos con Cesár Manrique porque la isla sin él no sería la misma. Profeta en su tierra, tuvo la visión de crear espacios únicos y sencillos integrados en el espacio natural que hoy forman la red de Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote.

La obra que más sorprende es Los Jameos del Agua. Una simbiosis perfecta originada por la lava del Volcán de La Corona, la erosión y la imaginación del ecologista creador. Es también el hogar de una especie endémica de cangrejos albinos, únicos en el mundo y ciegos por desgracia, ya que no pueden admirar la belleza del espectacular sitio que los rodea.

Jameos del Agua

El Mirador del Río es otra parte de la herencia que nos dejó el polifacético artista. Desde él se obtiene la mejor vista del archipiélago Chinijo y está tan mimetizado con el entorno que desde la playa de Famara o la isla de la Graciosa es difícil encontrarlo. Si visitas la isla, prueba a localizarlo y valorarás la delicadeza y el respeto que César Manrique empleó para que su intervención no deteriorara el paisaje sino que se integrara en él.

Mirador del Río

La Casa Museo del Campesino que homenajea a los agricultores locales, el Jardín de Cactus (su último proyecto en la isla), la Casa Museo César Manrique en Haria,la Fundación César Manrique (que fue también su casa) o la rehabilitación del Castillo de San José complementan el patrimonio que nos dejó en la isla.

Monumento al Campesino

Las Montañas de Fuego

Del infierno de las erupciones volcánicas que entre los años 1730 y 1736 arrasaron pueblos enteros, al paraíso de poder recorrer un lugar que parece sacado de otro planeta.

Parque Nacional de Timanfaya

La visita por la Ruta de los Volcanes, en el Parque Nacional de Timanfaya, es una pequeña montaña rusa de emociones que se realiza en guagua. Mientras escuchas el testimonio del párroco de Yaiza (testigo de las erupciones) te sientes como un extraterrestre al observar el impresionante paisaje que con furia surgió de las profundidades de la tierra creando grandes montañas y mares de lava de diversos colores.

Montañas de fuego

Al concluir el recorrido, el personal del parque realiza demostraciones en las que puedes ver in situ y percibir el calor de las anomalías geotérmicas que posee el Islote de Hilario, lugar donde también César Manrique dejó su huella diseñando el Restaurante El Diablo.

Una forma extraordinaria de hacer vino

Otra de las razones por las que debes conocer Lanzarote la encontrarás en el ingenio de los agricultores conejeros.

Paisaje Natural de la Geria

Para contrarrestar las adversidades meteorológicas idearon una forma insólita de cultivar la uva al construir hoyos redondos y profundos que protegen la vid del viento. Esos hoyos palian la falta de lluvia gracias a las propiedades de la ceniza volcánica que ayudan a mantener la humedad. Un trabajo enorme que hicieron con sus manos y del que obtuvieron un sorprendente doble resultado: elaborar vinos excelentes y diseñar un paisaje rural asombroso.

En el Paisaje Protegido de la Geria podrás visitar la bodega más antigua de Canarias y catar sus exquisitos vinos de uva malvasía.

La casa del premio Nobel de Literatura José Saramago

La alfombra de piedra volcánica en la entrada, un grabado de César Manrique, su salón cubierto de cuadros inspirados en los personajes de sus libros, las fotos de sus autores favoritos en su estudio, el olivo que trajo de su Portugal natal… hay tantos detalles en su hogar que sales de este con la sensación de haber conocido al humilde escritor y de haber hecho un nuevo amigo.

Casa de Saramago

La visita se realiza con guía y audioguía cuya grabación, muy entrañable, está escrita por su mujer Pilar del Río. He de confesar que he visitado otras casas museos y en ninguna me había sentido tan acogido como en la de José Saramago.

Biblioteca de Saramago

El misterio que entraña que todos los relojes de la casa marquen las cuatro en punto o por qué en la espectacular biblioteca los libros de escritoras están separados de los de escritores, así como una sorpresa portuguesa te están esperando en el municipio de Tías.

La cuna del instrumento más emblemático de Canarias

¡No hay romería o fiesta canaria que se precie sin el tan característico sonido del timple!

Museo del Timple

En la Casa del Timple de Teguise la exposición permanente comisariada por el lanzaroteño Benito Cabrera te ofrece la posibilidad de ver la evolución de este pequeño instrumento de cuerda, compararlo con sus parientes cercanos (como el ukelele hawaiano, el cuatro venezolano o el cavaquinho portugués), entrar en la recreación de un taller y ver un vídeo en el que deleitarás a tus oídos con el fino sonido del timple.

¡Ven a Lanzarote a disfrutar de estas cinco experiencias únicas y no te arrepentirás!

*Este artículo fue publicado en 2018 en la web oficial de Turismo de Canarias holaislascanarias.com

¡Buen viaje!

¡Viaja con nosotros también en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Twitter