Una visita a Islandia te permite reconocer en un solo viaje toda la colección de accidentes geográficos que aprendiste en la asignatura de Ciencias Naturales: volcanes, lagos, lagunas de hielo, ríos, cascadas, fiordos, cañones, glaciares, icebergs … De entre todos, el más amplio y rico repertorio es el de las sorprendentes cascadas.

El agua en esta isla montañosa pierde el equilibrio en muchos rincones y sentir su fuerza es, sin duda, una de las mejores experiencias islandesas que se pueden vivir. En este artículo te muestro las que más me gustaron en el orden en que las conocimos: son tan diferentes y especiales que es difícil establecer un ranking. 

Índice

Öxarárfoss
Gullfoss
Seljalandsfoss
Skógafoss
Litlanefoss
Hengifoss
Dettifoss 
Godafoss
Hraunfossar y Barnafoss

Öxarárfoss

IMG_7516.jpg
Öxarárfoss, la primera cascada que vimos en Islandia.

Nuestro primer encuentro con una cascada fue en el Parque Nacional de Þingvellir, un espacio natural clave en la historia de los islandeses. La pequeña Öxarárfoss tiene la peculiaridad de que su agua fluye por la grieta que separa las placas tectónicas americana y euroasiática.

Gullfoss

IMG_7716-4.jpg
Gullfoss, la cascada dorada. En días soleados es posible divisarla con el arcoiris.

No hay dos saltos de agua iguales en Islandia; lo único que comparten es la palabra foss que significa cascada. Gullfoss, la cascada dorada, es una de las paradas imprescindibles de la famosa ruta del Círculo de Oro. Con un doble salto de agua y un desnivel de 32 metros fue una de las más potentes que contemplamos en esta isla atlántica.

Algo que debes tener en cuenta al admirarla es que en los años 20 del siglo pasado estuvo en peligro ya que un grupo de inversores aspiraba construir una presa con la que producir energía eléctrica.  El propietario de los terrenos se negó a vendérselos pero los constructores consiguieron permiso del gobierno. Hay varias versiones sobre este hecho, pero la más dramática cuenta que la hija del propietario, Sigríður Tómasdóttir, intentó por todos los medios salvarla: fue descalza desde Gullfoss hasta Reikiavik e incluso amenazó con arrojarse en la cascada.

Por suerte para los islandeses (y para el planeta), no se construyó la presa y se pudo salvar Gullfoss. En la actualidad no corre peligro ya que desde 1979 es una reserva natural.

Seljalandsfoss

IMG_7808
La bonita cascada de Seljalandsfoss de 60 metros de alto.

La que tiene el nombre más impronunciable de todas (imposible de memorizar) es Seljalandsfoss y, al mismo tiempo, es una de las más bellas del país nórdico. Posee la singularidad de que se puede admirar desde todos los ángulos, ¡incluso por detrás! Como curiosidad, su agua proviene del volcán glaciar de Eyjafjallajökull, el mismo que originó el colapso del espacio aéreo en Europa en 2010.

IMG_7835-3.jpg
Seljalandfoss desde el interior de la cueva.

Skógafoss

IMG_3619.jpg
Skógafoss. Las leyendas cuentan que el vikingo Þrasi Þórólfsson escondió un cofre lleno de oro tras la cortina de agua.

En el sur de Islandia, una de las más fotogénicas e impresionantes es Skógafoss. Con un salto de 60 metros de altura, es una delicia contemplarla tanto desde su base como desde lo alto de su mirador. Ha aparecido en la gran pantalla en películas como Thor: el mundo oscuro o La Vida Secreta de Walter Mitty.

Litlanesfoss 

IMG_8430
Litlanefoss y sus bellas columnas basálticas.

En el norte de la isla, por el sendero que conduce a la cascada de Hengifoss, nos llevamos una gran sorpresa con Litlanefoss. No contábamos con ella. De hecho, no aparecía en nuestra guía ni la teníamos apuntada en el itinerario. Pero fue todo un regalo, ya que dos días antes tuvimos que renunciar a Svartifoss, salto de agua del sur de la isla famoso por sus columnas basálticas similares a las de Litlanefoss.

Hengifoss

IMG_8468.jpg
Hengifoss, la tercera cascada más alta de Islandia.

Hengifoss fue la cascada que más esfuerzo nos exigió. Para llegar a ella hay que hacer una caminata ascendente de 2,5 kilómetros. Pero el sacrificio mereció la pena. La caída de agua de 128 metros la convierte en la tercera cascada más alta de Islandia por detrás solo de Glymur (128 metros) y Morsárfoss (228 metros y originada por el deshielo de un glaciar 2007). Las capas rojizas de sus paredes hacen que sea una cascada excepcional.

Dettifoss

IMG_3894
Las medidas de Dettifoss son 100 metros de ancho y 44 de altura. En ella se rodó la escena inicial de la película Prometheus de Ridley Scott.

Algunas cascadas provocan sentimientos contrapuestos. Es el caso de Dettifoss, la catarata más caudalosa de Europa. En un primer momento es emocionante admirar la tremenda fuerza con la que cae su agua. Pero segundos después, si te detienes a valorar su potencia y te imaginas dentro de ella, es inevitable sobrecogerse ante su absorbente energía.

IMG_3909
Dettifoss, hermosa y aterradora al mismo tiempo, es la cascada más caudalosa de Europa.

Si quieres conocer la fuerza de Dettifoss a cámara lenta te recomiendo que veas este vídeo que grabamos en nuestro viaje.

Godafoss

IMG_8804-3.jpg
Godafoss, la cascada de los dioses. Posee un desnivel de 12 metros de alto y mide 30 metros de ancho.

Su traducción literal es la cascada de los dioses. Se llama así porque en el año 999 ó 1000 se lanzaron a su agua estatuas de los dioses nórdicos, tras adoptarse en Islandia el cristianismo como religión oficial. Godafoss es una de las más espectaculares del norte de la isla y contemplarla al atardecer es un lujo digno de dioses.

Hraunfossar y Barnafoss

IMG_9105-2.jpg
Hraunfossar, una cascada sorprendente en el oeste de Islandia. En este vídeo puedes ver como cae su agua a cámara lenta.

Hraunfossar, la cascada de despedida, fue una de las que más me sorprendió. Pese a no tener una potencia destacada ni tampoco un gran salto, su agua proveniente de riachuelos subterráneos (e invisible salvo los últimos metros) mana de forma mágica desde debajo del campo de lava en el que se encuentra.

IMG_4157.jpg
Barnafoss, la cascada de los niños.

A pocos metros de Hraunfossar, se sitúa Barnafoss, la cascada de los niños. Según la leyenda, cerca del salto de agua había un arco natural que la gente utilizaba como puente. Un día de Navidad ocurrió una tragedia y desde él cayeron dos niños. Para evitar que volviera a ocurrir, las madres de los pequeños o los dioses (dependiendo de la fuente que se consulte) destruyeron el puente natural.

Góða ferð!

(Buen viaje en islandés)

¡Viaja con nosotros también en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Twitter

logo blog.PNG

Dviajenviaje “El viajar no ocupa lugar”