En el imaginario de todos cuando preparamos un viaje a Roma nunca llueve al admirar la extraordinaria plaza de San Pedro, ni al cruzar el monumental puente de Sant’Angelo, ni al visitar el histórico Coliseo, ni al tirar las monedas de la suerte en la fontana de Trevi ni mucho menos al saborear un delicioso gelato en el barrio del Trastevere.

No es algo que ocurra con mucha frecuencia. Roma no es de las capitales más lluviosas de Europa y las estadísticas señalan que llueve una media de aproximadamente 80 días al año. Pero si,como nosotros, eres uno de los afortunados a los que les va a tocar visitarla pasada por agua, en este artículo te doy algunas ideas para que la lluvia no sea el aguafiestas en tu viaje a la ciudad eterna:

Índice

Comprobar si es cierta la leyenda del Panteón

Refugiarse en el arte de sus museos

Visitar la Basílica de San Pedro y descubrir otras iglesias no tan conocidas

Improvisar una ruta de tiramisús

Asistir bajo cubierto a un partido en el Estadio Olímpico

Otros planes

Comprobar si es cierta la leyenda que dice que cuando llueve en Roma el interior del Panteón no se moja

IMG_1650
Panteón de Roma, antiguo templo romano dedicado a todos los dioses, hoy convertido en iglesia cristiana y tumba de reyes y del artista renacentista Rafael

Paraguas en mano, uno de los mejores lugares a los que dirigirse es el Panteón. No solo por su belleza, sino también porque en torno a él y a su cúpula, circula una leyenda que dice que las gotas de lluvia no llegan a entrar por su óculo (o ventana circular de 9 metros de diámetro) debido a un sistema de corriente de aire ascendente que evita que se cuelen en su interior.

IMG_1670.jpg
Óculo del Panteón de Roma. ¿Será verdad la leyenda? Solo lo puedes saber cuando llueve en Roma.

Refugiarse en el arte de sus museos

creation-of-man-1159966_1280.jpg
La creación de Adán, fresco de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina (PIXABAY).

Cuando desde el cielo comienzan a aparecer nubes grises, el plan predilecto para muchos viajeros es entrar en un museo. En este sentido, si te ocurre en Roma, tendrás la suerte de cara porque posee una gran oferta museística.

En una primera visita no deberías perderte por nada del mundo los Museos Vaticanos. En el interior podrás admirar grandes obras de la historia del arte como la Escuela de Atenas de Rafael, el Descendimiento de la Cruz de Caravaggio o el Juicio Final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Al ser una de las actividades más solicitadas con lluvia es probable que se formen colas más largas de lo habitual, por lo que te recomiendo comprar las entradas con antelación. Si no quieres complicarte en este enlace puedes reservar una visita guiada en español por los Museos Vaticanos, la Basílica de San Pedro y la Capilla Sixtina. 

También existe una tarjeta turística que incluye la visita a varios de los monumentos más importantes y el autobús turístico durante 72 horas. Échale un vistazo porque si es tu primera vez en Roma y hay previsiones de lluvia durante tu estancia, tal vez te compense.

Visitar la Basílica de San Pedro y descubrir otras iglesias no tan conocidas

IMG_2260.jpg
Basílica de San Pedro.

Otro plan infalible que se puede hacer en Roma cuando llueve es visitar los grandes y pequeños templos cristianos que hay por toda la ciudad. El más sobresaliente de todos es la Basílica de San Pedro, la iglesia de todas las iglesias. Al ser su entrada gratuita muchos turistas peregrinarán hacia ella. Pero si en medio de un chaparrón decides cobijarte en iglesias más desconocidas te sorprenderás, como nos pasó a nosotros, al descubrir joyas como la iglesia barroca de Santa María in Vallicella o Chiesa Nuova que en su interior aguarda nada menos que un cuadro del pintor flamenco Rubens.

Improvisar una ruta de tiramisús

IMG_1730.jpg
Tiramisù Zum

Una buena excusa para resguardarse de la lluvia y entrar en calor es tomar un delicioso tiramisú: el postre italiano por excelencia, hecho de huevos, bizcocho, queso mascarpone, café y cacao en polvo. Dos buenos lugares para degustarlo son Pompi (Via della Croce 82, cerca de la piazza de España) y Tiramisù ZUM  (Piazza del Teatro di Pompeo, a 1 minuto de Campo dei Fiori).  Los dos estaban muy ricos pero si me tuviera que decantar por uno lo haría por el primero.

Asistir bajo cubierto a un partido en el Estadio Olímpico

Si te gusta el fútbol, cada fin de semana puedes disfrutar sin mojarte (gracias a que el campo está techado) de un partido de la liga italiana de la Roma o la Lazio. El estadio de 72.700 espectadores, sede los Juegos Olímpicos de Roma 1960 es ¡el actual Coliseo Romano! El ambiente que se vive (al menos en un partido de la Roma) es sensacional y pone los pelos de punta desde que por la megafonía suena el himno de Antonello Venditti, el segundo mejor del mundo según la revista de France Football. A partir de ese día me convertí en romanista.

Otros planes

IMG_1716.jpg
Si te gustan las librerías de viajes no deberías perderte la Libreria del Viaggiatore (Via del Pellegrino 165).

Cuando ya has visto todo lo que hay que ver en Roma (o todo lo que te interesa porque es una ciudad infinita), uno de los mejores retos que puedes proponerte es probar el café más exquisito o comer la mejor pizza de la ciudad fundada por Rómulo y Remo.

El periodista Enric González cuenta en Historias de Roma  (buen libro para descubrir la ciudad) que el mejor café del mundo es el que sirven en el Caffé San Eustachio y declara que el único que puede rivalizar con él es el de La Tazza d’Oro.

En nuestra experiencia bajo la lluvia intentamos ir a las populares pizzerias Da Baffeto y La Montecarlo, pero, llenas ambas, acabamos catando la deliciosa pizza de Da Francesco (Piazza del Fico 29)

IMG_2166
Coliseo Romano.

¡Y un último consejo! Aunque Júpiter no dé tregua en tu viaje a Roma y desde el cielo no pare de caer agua,¡aprovecha! Disfruta de una de las ciudades más bellas del mundo y de la oportunidad de verla con otro prisma. Siempre podrás volver a ella porque Roma es eterna (y siempre lo será).

Quanto sei bella Roma, quando piove!
(¡Qué hermosa eres Roma cuando llueve!)

Estrofa de la canción Roma Capoccia de Antonello Venditti

Buon viaggio!

¡Viaja con nosotros también en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Twitter

logo blog.PNG

Dviajenviaje “El viajar no ocupa lugar”