Nueva York es una ciudad increíble y uno de los mejores destinos urbanos tanto por la cantidad de cosas que puedes hacer y lugares emblemáticos que visitar, inmortalizados en miles de películas, como por la gran calidad de su oferta cultural. Además, algo que hace que termine por conquistarte (y que no te esperas de una gran ciudad) es el buen humor de los neoyorquinos y su buena disposición a ayudarte (aún sin haberles pedido ayuda).

En esta publicación y en la siguiente encontrarás todas las experiencias que hemos vivido en la Gran Manzana, separadas en gratis (primera parte) y utilizando los dólares (segunda parte). Y al final de la segunda parte, descubrirás algunas que nos quedaron pendientes y que nos harán volver algún día (esperemos que pronto) a esta gran ciudad.

15 experiencias inolvidables de Nueva York gratis

 Índice:

 1.Perderse paseando por Central Park y hacer running en el parque 
 2.Ver el memorial a John Lennon en Central Park
 3.Cruzar el puente de Brooklyn
 4.Pasear por High Line
 5.Deslumbrarse con las luces de publicidad de Times Square.
 6. Memorial del 11S
 7.Caminar por Battery Park City Esplanade y divisar la Estatua de la Libertad en el horizonte
 8.Recorrer el distrito financiero
 9.Callejear por China Town
 10.Visitar la Grand Central Terminal
 11. Deambular en silencio por la Biblioteca Pública
 12. Conocer la Catedral de St Patrick
 13. Admirar un portaaviones en el Río Hudson
 14. Flatiron Building
 15. Observar la fachada del Guggenheim

1.  Perderse paseando por Central Park y hacer running en el parque.

Situado en el centro de Manhattan, este colosal parque, inspirado en los grandes parques de Londres (Hyde Park) y París (Boulogne) es uno de los lugares imprescindibles que visitar en Nueva York.

Bow Bridge.PNG
Bow Bridge

De forma rectangular (4km de largo y 800 metros de ancho aproximadamente), supone una gran superficie donde neoyorquinos y turistas pueden aislarse del barullo y el estrés de “la ciudad que nunca duerme”. En su interior cuenta con varios lagos, un castillo neorrománico-neogótico (que se utiliza como mirador), jardines emblemáticos como Strawberry Fields (que rinde tributo a John Lehnnon), un zoológico, una pista de hielo que abre en los meses más fríos … y además se encuentra el Museo Metropolitan, en mi opinión, el mejor museo de Nueva York. Es tan inmenso que a nosotros solo nos dio tiempo de ver una parte.

100_8600.JPG
Lago Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir y San Remo Apartments
IMG_4333.JPG
Bethesda Fountain

Además, para los que les guste correr, recomiendo que metan en la maleta las zapatillas de running: Central Park es un paraíso con buenas pistas, gran ambiente y diferentes paisajes para no aburrirse.

100_9014
Central Park Lake y al fondo Belvedere Castle

Yo volví a correr un domingo por la mañana y como aficionado al running tuve la oportunidad de presenciar una carrera que tiene algunas diferencias con respecto a España:

  • Para empezar, al comienzo (al igual que en otros deportes) se canta el himno de los EEUU.
  • Luego, para dar la salida, se toca una bocina (en vez del típico disparo, algo que me sorprendió mucho porque no andan escasos de armas).
  • La carrera estaba anunciada en km, de hecho se llamaba France 8K pero luego la señalización estaba en millas.
  • En los puntos de avituallamiento, en vez de ofrecer botellas de medio litro de agua (que en España al final se acaban desperdiciando más de la mitad) había vasos de agua de plástico y también voluntarios que mojaban a los corredores con mangueras para refrescarles (pese a que ese día en realidad no hizo ni falta porque cayó un buen chaparrón en mitad de la prueba).
  • Casi al final, los voluntarios tocaban una campanita para anunciar que quedaban pocos metros para la meta.
Carrera Central Park.PNG
France Race  8K 2016

2. Ver el memorial a John Lennon en Central Park

Un lugar de paso obligado para cualquier fan de los Beatles es visitar Strawberry Fields, el pequeño jardín en Central Park donde se le rinde homenaje al cantante y compositor de letras como “Imagine”, “Across the Universe”, “All you need is love”, “Lucy in the Sky with Diamons” o “Help”.

100_8657.JPG

John Lennon fue asesinado por un fan, al que ese mismo día había firmado un autógrafo en la entrada de su casa, el Edificio Dakota, muy cerca de donde se encuentra este jardín. Después del asesinato, su esposa ,Yoko Ono, promovió el monumento en uno de los lugares preferidos por la pareja para pasear. Y tal y como recoge una placa de bronce, colaboraron 121 países en la elaboración del jardín, entre los que destaca el universal mosaico en blanco y negro con la palabra “Imagine”regalado por la ciudad de Nápoles.

john-lennon-memorial

El nombre del jardín se debe al título de una canción: Strawberry Fields Forever, un orfanato de Liverpool donde John y sus amigos solían ir a jugar durante su infancia. Y es un lugar donde suelen acudir los fans a cantar sus canciones, el día de su nacimiento (9 de octubre) y el de su muerte (8 de diciembre).

Nosotros tuvimos la suerte de que había un cantante callejero cantando sus temas y como admirador de los Beatles, fue un momento mágico estar allí, en este pequeño oasis de la ciudad de Nueva York y escuchar una de mis canciones favoritas de John Lennon: In my Life.  A continuación puedes encontrar ver el vídeo:

3. Cruzar el puente de Brooklyn

Pese a que cuando se inauguró había que pagar un penique de peaje, actualmente, una de las mejores experiencias gratis y que no pueden faltar en una visita a Nueva York es cruzar el emblemático puente de Brooklyn. Levantado entre 1870 y 1883, su construcción supuso un gran avance para los neoyorkinos que vivían en Brooklyn y que cada día tenían que coger un ferry para ir a trabajar a Manhattan (algo que era complicado cuando el caudal del río corría con mucha fuerza o imposible cuando en algunos inviernos se congelaba el río Este).

100_8803.JPG

Nosotros recorrimos su 1,8 km de longitud, el día que hicimos el Tour Contrastes de Nueva York, cuyo autobús nos dejo relativamente cerca, y aunque fuimos un sábado y lo encontramos repleto de gente, mereció la pena por vivir la sensación de caminar sobre el East River y ver los imponentes rascacielos de Manhattan en el horizonte.

IMG_4468.JPG

Dos consejos para cruzar el puente:

  1. Lo mejor es ir desde Brooklyn a Manhattan porque así puedes ver de frente los rascacielos y no tendrás que girarte cada poco para disfrutar de las mejores vistas.
  2. ¡Cuidado con las bicis! En el puente hay un carril bici y si te despistas sacando fotos, te puedes llevar un susto.

4. Pasear por High Line

Al igual que el parque Tempelhofer Feld en Berlín (en donde gracias a un referéndum los berlineses consiguieron que las pistas del histórico aeropuerto de Tempelhof se convirtieran en un parque público) pasear por las antiguas vías de tren del High Line es caminar por un lugar donde el triunfo de la conciencia ciudadana ha logrado transformar un espacio histórico y abandonado en una nueva zona verde que conserva las huellas del pasado.

100_8872

Además, la historia de este parque tiene mucho que ver con la evolución de la ciudad y como las necesidades e intereses de los ciudadanos han ido cambiando a lo largo del tiempo. A principios del siglo XX, esta zona era industrial (donde se encontraban los mataderos) y por la 10ª avenida, al nivel de la calle, pasaban trenes que causaban muchos accidentes mortales, llegando a llamarse popularmente como la “avenida de la muerte”. Por ello, en los años 30 el ayuntamiento decidió elevar las vías del tren, lo que actualmente es la estructura del High Line. Poco a poco, las mercancías pasaron a ser trasportadas por camiones y en la década de los 80 los raíles quedaron abandonados. En 1999, algunos residentes de la zona reunieron firmas para derribar las vías pero a su vez otros crearon un comité para salvar las vías y convertirlas en el actual innovador parque, haciendo posible la inauguración de la primera de las tres fases en 2009.

100_8879

Encantador y moderno, merece la pena visitarlo y descubrir rincones tan curiosos como el anfiteatro con gradas en las que se puede observar la 10ª Avenida.

 5.Deslumbrarte con las luces de publicidad de Times Square

Sin ser mi lugar preferido de Nueva York, es uno de los sitios imprescindibles por los que hay que pasar. Una de las ventajas de la zona es que puedes ir tanto de día como de noche y no te faltará luz que te proporcionan los LEDs de los anuncios.

100_7808.JPG

La plaza de Times Square, anteriormente llamada Longacre Square, cambió su nombre porque el dueño del famoso periódico New York Times de 1904 convenció al alcalde de que lo hiciera en honor al diario neoyorquino cuya sede estaba en la plaza (actualmente se encuentra en la Octava avenida). La tradición de celebrar la nochevieja en Times Square también tiene su origen en el periódico pues desde su azotea se lanzaron fuegos artificiales en 1904. Sin embargo, dado que el lanzamiento de la pirotecnia suponía un peligro para los asistentes, decidieron sustituirla por una bola que desciende los últimos 60 segundos del año.

6. Memorial del 11S

100_7840.JPG

Sin querer clasificarlo como una atracción turística por respeto: una de las experiencias que más me impresionó del viaje fue visitar el monumento homenaje a las victimas de los atentados del 11S.

En el mismo lugar donde se encontraban las Torres Gemelas se han levantado dos enormes fuentes (del mismo tamaño que las bases de las torres) con cascadas de agua que caen a un pequeño abismo y a su alrededor se han instalado paneles con los nombre de las victimas del atentado de 2011 y del de 1993. Alrededor de las dos fuentes se encuentran también plantados 400 robles que forman un parque .

IMG_3873.JPG

El memorial llamado oficialmente “Reflecting Absence” (que podría ser traducido como “ser consciente de la ausencia”)  pone los pelos de punta al leer el nombre de las victimas y al mismo tiempo escuchar el ruido de la cascada porque precisamente te hace ser consciente de las personas inocentes que ya no están por culpa de este atentado y extrapolándolo también te hace reflexionar sobre la cantidad de personas con sus nombres ausentes como consecuencia de los atentados y las guerras.

 7. Caminar por Battery Park City Esplanade y ver la Estatua de la Libertad en el horizonte

Una de las cosas que define a Nueva York son los contrastes y no solo los culturales sino también los de su paisaje urbano. Muy  cerca del World Trade Center se encuentra un paseo marítimo formado por varios parques pequeños que terminan en el Battery Park, el punto más meridional de Manhattan y desde donde salen los ferrys gratuitos hacia la Estatua de la Libertad. En el Battery Park también comienza Broadway, la calle más larga de Nueva York con 33km de longitud. Una de las agradables sorpresas fue alejarse de los rascacielos y al llegar al paseo sentir la brisa marina y oler a mar.

100_7886.JPG
Battery Park City Esplanade

8. Recorrer el distrito financiero

En el sur de la isla de Manhattan se encuentra el distrito financiero, lugar donde se establecieron los primeros colonos holandeses. Esta zona cuenta con muchos atractivos entre los que destacamos los siguientes:

Bowling Green

Es el parque más antiguo de la ciudad y uno de los más pequeños, donde se piensa que el colono holandés Peter Minuit compró por 60 guilders (24$) a los indios el derecho a establecerse en Manhattan. Muy cerca de allí se encuentra el famoso toro de oro de Wall Street, del que se dice que trae suerte tocarlo. Nosotros ni siquiera lo intentamos porque había más cola que para entrar a un museo.

Trinity Church

La Iglesia de la Trinidad fue la primera que se levantó en la ciudad (1697). De origen anglicano, la que pudimos contemplar no es la original pues se quemó misteriosamente (no se sabe cómo se originó el fuego) durante el comienzo de la Guerra de la Independencia (1776). Después del incendio, hubo una segunda edificación que fue demolida en 1839 para construirse la actual iglesia de estilo neogótico. Como curiosidad, desde que se finalizó en 1846 hasta 1890 fue la reina del skyline de Nueva York, siendo el edificio más alto con una altura de 85 metros.

100_7912.JPG
El campanario de la Trinity Church (85metros, edificio más alto en 1846) y al fondo el One World Trade Center (541 metros y edificio más alto en la actualidad)

Federal Hall

Custodiado por una estatua de George Washington, fue en ese mismo lugar (pero en el anterior edificio) donde el primer presidente de los EEUU fue investido el 30 de abril de 1789. Actualmente, es un museo dedicado a la Nueva York postcolonial que se publicita con carteles, que para mi gusto, rompen con la estética del edificio.

100_7923.JPG
Estatua de Washington y Federal Hall

Wall Street-Bolsa de Nueva York

En Wall Street, llamada así porque en esa calle los holandeses construyeron un muro para protegerse de los indios y de los ingleses, se encuentra la sede de la Bolsa de Nueva York donde se originó el Crac del 29 que produjo la crisis mundial conocida como Gran Depresión.

100_7924.JPG
Sede de la Bolsa de Nueva York

Otros edificios interesantes:

Muy cerca de la zona de Wall Street y del World Trade Center se encuentran:

  • El City Hall  (ayuntamiento) de Nueva York donde ondea la bandera azul, blanca y naranja, los mismos colores que utilizaban los holandeses cuando fundaron Nueva Amsterdam (antiguo nombre de la ciudad de Nueva York).
100_7937
Ayuntamiento de Nueva York
  • La Torre Beekman (2010), uno de los nuevos rascacielos del Bajo Manhattan más bonitos de la ciudad. Su interior cuenta con una escuela pública de primaria, viviendas de lujo y algunas unidades del hospital New York Downtown .
100_7941.JPG
Torre Beekman
  • El New York County Courthouse, Palacio de Justicia con una inscripción en el friso que reza “La verdadera administración de justicia es el pilar más firme de un buen Gobierno”.
100_7946
Palacio de Justicia del estado de Nueva York

 9. Callejear por China Town

Una de las cosas que más me sorprendió de Nueva York es la diversidad de etnias y nacionalidades que hay a lo largo de la ciudad.A parte de Little Italy, están Little India, Little Brazil, Korea Town, Little Colombia … y por su puesto China Town, una de las comunidades más numerosas, que poco a poco le ha ido ganando terreno a la vecina comunidad de Little Italy, y donde todos los carteles y negocios están en chino.

Durante nuestra visita a China Town, paseamos por Columbus Park, un parque en el que sólo se escuchaba hablar en chino y donde vimos a mucha gente mayor charlando y jugando a las cartas y al xiangqi. En el siglo XIX el parque pertenecía al barrio de Five Points, uno de los primeros barrios marginales de la ciudad y que aparece en la película Gangs of New York, de Martin Scorsese.

100_7953.JPG
Ciudadanos de Nueva York jugando al xiangqi (ajedrez chino ) en Columbus Park

10. Visitar la Grand Central Terminal

La centenaria estación de Nueva York (1913) es uno de los tesoros de la ciudad neoyorquina y eso que estuvo en serio peligro de ser demolida pues los propietarios del edificio querían derruirla para construir un nuevo rascacielos. Sin embargo, gracias a que Jacqueline Kennedy encabezó una campaña popular que rechazaba el derribo consiguió que la sentencia del Tribunal Supremo fuera favorable a conservar este histórico edificio, aún en contra de la voluntad de los propietarios.

100_7976.JPG
Galería de los Susurros en la Grand Central Terminal

Recorrer el vestíbulo es una sensación mágica reconociendo este lugar tantas veces filmado en películas y en series. Y si la visitas, dos cosas que no puedes dejar de hacer son: buscar  en el techo de la esquina noroeste el pequeño cuadrado que dejaron sin limpiar los restauradores para demostrar que hicieron un buen trabajo y si vas en compañia ir a la Galería de los Susurros (se encuentra debajo de uno de los puentes del vestíbulo) y ponerse contra la pared cada uno en una de las columnas diagonalmente opuestas. Nosotros lo hicimos y nos impresionó lo claro que se escuchaban nuestros susurros a pesar de estar a varios metros de distancias. Según las guías de viajes, es uno de los sitios preferidos de los neoyorquinos para las pedidas de matrimonio.

11. Deambular en silencio por la Biblioteca Pública

La New York Public Library, muy cerca de la Grand Central Terminal, es otra de las joyas de la ciudad de Nueva York. Vigilada por los dos leones de mármol Paciencia y Fortaleza (dos cualidades fundamentales para prosperar en los estudios), es probablemente una de las bibliotecas en el mundo que recibe más turistas que estudiantes. En la parte superior pudimos visitar en silencio una de las salas para estudiantes pero no así la famosa Rose Main Reading Room pues estaba en obras. Entre las dos salas se exhibe una de las primeras copias impresas de La Biblia por Gutenberg  y cuadros relacionados con los primeros textos de la literatura.

100_8003.JPG
Fachada de la Biblioteca Pública de Nueva York

Una de las cosas curiosas de esta visita fue que nos registraron al entrar (como en muchos de los edificios de Nueva York) y al salir (por si nos hubieramos llevado algún libro).

En el siguiente enlace puedes consultar los horarios:  www.nypl.org/locations/schwarzman

12. Conocer la Catedral de St Patrick

Recientemente restaurada, la catedral católica de estilo neogótico es una de las joyas que no están en venta de la Quinta Avenida. Lo más llamativo de la catedral es que se encuentra totalmente rodeada de rascacielos.

100_8702
Catedral de Sant Patrick desde el mirador Top of the  Rock

En su interior, destaca una escultura de La Piedad, tres veces mayor que la de Miguel Ángel en la Basílica de San Pedro.

IMG_4133.JPG
Escultura de la Piedad de la Catedral de St. Patrick

Otra iglesia muy cerca de allí, que estaban reformando y nos llamó la atención, sobre todo el altar, fue la de Santo Tomás (Saint Thomas Church).

 13. Admirar un portaaviones en el Río Hudson

Otra de las cosas que caracteriza a Nueva York es que todo es a lo grande y eso lo pudimos comprobar en el río Hudson admirando al portaaviones Intrepid, un superviviente de la Segunda Guerra Mundial que hoy se ha transformado en un museo naval, del aire y del espacio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue una de las sorpresas improvisadas del viaje pues no es uno de los atractivos más promocionados y nos enteramos estando allí. Otra de las cosas que pudimos presenciar fue a gente practicando surf de remo al lado del majestuoso barco.

14. Flatiron Building

Sin ser uno de los reyes de las alturas, probablemente sea uno de los más admirados por su forma (debido a su planta triangular) que le hace ser tan singular. Su característico aspecto, similar al de una plancha (“iron” en inglés), provocó que su nombre original “Fuller Building” quedase en el olvido por el apodo que hoy se conoce: Flatiron. Se concluyó en 1902, tiene 20 pisos y se encuentra entre la calle 22 y la 23 cortando a las dos calles más famosas de Manhattan: Broadway y la 5ªAvenida.

IMG-20160820-WA0004.jpg
Flatiron Building

En mi opinión, es el edificio más elegante de Nueva York y uno de los que no te puedes perder si visitas la gran manzana.

15. Observar la fachada del Guggenheim

Otro de los edificios distinguidos en la ciudad de Nueva York es el Museo Solomon R. Guggenheim, el primero de los museos gestionados por la fundación del mismo nombre, y popularmente conocido como El Guggenheim donde se exponen obras de arte moderno y contemporáneo.

100_8476.JPG

En nuestro viaje no entramos al museo y no vimos ninguna de sus obras de arte pero sí que pudimos observar su extraordinaria fachada con su estructura en espiral: una obra de arte en sí misma, que parece traída de otra galaxia.

 

“Start spreading the news
I am leaving today
I want to be a part of it
New York, New York

These vagabond shoes
Are longing to stray
Right through the very heart of it
New York, New York

I want to wake up in a city
That doesn’t sleep …”

Fragmento de la letra de New York New York de Frank Sinatra

Estimado/a viajero/a:

Aquí concluye la primera parte de 30 experiencias inolvidables de Nueva York. Espero que te haya gustado. A continuación puedes leer la segunda parte con otras 15 experiencias:

30 Experiencias inolvidables de Nueva York (Episodio II)

 

Anuncios